martes, 19 de junio de 2012

UNA APUESTA INDECENTE- EMMA WILDES

La entrada de hoy toca para un libro romántico de corte histórico, en lugar de contemporáneo o paranormal, que ya hacía un tiempo que no leía de éstos.

Os puedo decir que éste libro hay para encontrarlo más posibilidades ahora, porque ya no sólo tienes el formato de Plaza y Janés que tenía un precio de 17,50 euros sino que también ha salido publicado con DeBolsillo y su precio no llega a 10 euros en este caso. No obstante, sea cual sea el formato es un libro que supera ampliamente las 300 páginas. Al final os pondré las dos portadas que tiene porque son diferentes según la publicación.

Los protagonistas principales, yo diría que en este caso son cuatro personajes, porque para mí las dos historias de amor paralelas han sido tratadas con la misma importancia por la autora, tenemos una situación típica y otra que es donde reside la originalidad del libro en mi opinión.

Me explico, no es ninguna novedad en el romance histórico, el hecho de que el protagonista masculino sea un calavera muy guapo, que sufrió una decepción en su pasado y que eso le hizo lanzarse a ser un casanova escándaloso por sus constantes amoríos, pero al que en un momento dado, se le va a presentar la horma de su zapato en versión femenina y acabará enamorado pese a renegar del amor a lo largo de su vida y acabará siendo un libertino reformado por amor.

La originalidad reside en el modo en que se van a encontrar los protagonistas, a causa de una apuesta estúpida e indecente realizada en un momento de borrachera.

Caroline Wynn, es una joven viuda aún en edad casadera, cuyo matrimonio fue un infierno, se observa que su marido era cruel, maltratador... y que piensa que es frígida, ella está traumatizada en este sentido por los continuos desplantes e increpaciones de su marido.

Rothay y Manderville, son un duque y un conde respectivamente, que son muy guapos, en versión morena y rubio el otro, apodados el ángel y el duque diabólico, con mucho éxito entre las féminas, pero sin querer saber nada de jovencitas casaderas ni de matrimonio. Manderville, en un momento de despecho (después se verá a lo largo del libro que cometió un error con una mujer de la que se ha enamorado) y Rothay se emborrachan y apuestan para saber quién es el mejor amante de los dos, y además formalizan la apuesta en el libro de apuestas del Club de Caballeros, lo que hace que los chismorreos se disparen como la pólvora.

En esta tesitura, Caroline, decide que que mejor medio de comprobar si ella es frígida o tenía algún problema sexual que con dos hombres experimentados como ellos y se ofrece a ser la jueza de su competición aunque pidiendo discreción total pues eso podría arruinar su vida.

Ella piensa que esto le servirá para resolver su problema y decidir si en el futuro podría estar con un hombre, ellos piensan en el placer que tendrán, pero ninguno cuenta con que hay un malo que quiere a Caroline, unos sentimientos que surgirán en medio de la pasión y el romance, una historia paralela de Manderville con la mujer de su vida (antes de perderla por sus errores y un prometido que indica boda cercana,) etc...
Me ha resultado entretenida de leer, se lee muy rápido, y los personajes de los dos hombres son muy buenos, no ya por su belleza, sino por la forma de conocerse uno al otro y apoyarse como amigos, y la ironía de los pensamientos que reflejan, se ve la diferencia de pensamiento y sentimientos entre hombres y mujeres muy bien esbozada, junto con las diferencias sociales de esta época histórica, los entretenimientos de la sociedad, los límites de comportamiento según el sexo, etc...

Os pongo las portadas y saludos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas