miércoles, 17 de abril de 2013

ENTREVISTA A JAMES NAVA

Pues como lo prometido es deuda, os pongo la entrevista que le hice a James Nava (o Jaime Nava Rueda, puesto que nació en España aunque viva y trabaje en EEUU) y la verdad, es que como os dije es la entrevista más interesante que he hecho hasta la fecha por el reto que me supuso  informarme de él y su trabajo y la paciencia que tuvo para responderme sobre muchos estereotipos que los medios de comunicación nos dan sobre EEUU. La verdad es que me encantó su sinceridad y su honestidad para responderme, y seguro que no era la típica entrevista que se podía esperar, ja ja. Mil gracias James, eres un encanto y muy agradable. Espero que te vaya genial con tus libros.
 
La entrevista es bastante larga, pero mereció la pena hacerla, sólo espero que me disculpéis por su extensión. Os pongo foto del autor y entrevista.
 


ENTREVISTA A JAMES NAVA:
 
1.    Todo el mundo te pregunta en las entrevistas cuándo empezaste a escribir, a lo que respondes que muy joven. Yo prefiero preguntarte el por qué ya que a veces son más interesantes las motivaciones que el momento.

Empecé a escribir por pura satisfacción personal, me encantaba hacerlo y construir mundos, realidades, describir todo aquello que iba conociendo, desarrollar historias, personajes….Era un instinto natural, simplemente escribir me hacía feliz. Lo sigue haciendo.
 
 
2.    Sinceramente, me gustaría saber si es posible, ¿Cómo te organizas para que te dé tiempo a hacer tantas cosas y escribir? Es decir, investigando por internet (ya se sabe que San Google ayuda mucho) he averiguado que eres asesor militar y de inteligencia, inversor financiero, analista, escritor y también enseñas Escritura Creativa… Todo esto supone viajar mucho y los días tienen 24 horas para todo el mundo. ¿Cómo lo haces?
 
Con buena organización, disciplina y mucho trabajo. No hay otro secreto. Soy muy perseverante y dedico un tiempo para cada actividad de forma regular. Por supuesto, aprovecho al máximo las horas del día, incluidos fines de semana y otras épocas del año que mucha gente dedica a vacaciones. La clave es ser un buen trabajador, constante, todos los días, todo el año y de forma regular.

 
 
3.    Tienes toda una serie de libros publicados desde el año 2006 (yo debo reconocer que no sabía de tu obra pero he podido comprobar la repercusión que estás alcanzando): “El Agente Protegido” que trata de un agente de la CIA amenazado por terroristas islamistas, “Lobo Gris” que es un thriller político con espionaje y leyendas de indios, “El infiltrado” donde un agente del FBI se infiltra en una universidad para identificar terroristas, “Conspiración” ambientada en las elecciones presidenciales americanas y “Tierra de Sueños” donde también se dan condiciones de thriller mezclado con deporte, romance y superación (sin hablar de los ensayos que también escribes).

Todos tienen en común una serie de aspectos como es el thriller o el terrorismo ya que podemos decir que estás especializado en esto y lo conoces bastante.

¿Alguna vez has pensado o te ha pedido una editorial, que escribas algo distinto (ya sea por marketing, ventas u otros motivos) y así salir un poco de esa “zona segura” que dominas en mayor medida?

Si lee mis novelas verá que en ellas hay una fusión de géneros, no solo thriller, y eso es porque me encanta tocar géneros literarios que me gustan y me estimulan. No los desarrollo de forma exclusiva o monotemática porque entiendo que resulta más atractivo para el lector si hay diversas tendencias argumentales, algo nuevo que le sorprenda y le enganche.  

Algunas editoriales intentan encauzarte hacia lo que ellos consideran que más se va a vender o lo imponen directamente si pretendes contar con todo su apoyo en un lanzamiento masivo, promoción, etc. Presionan sutilmente o no tan sutilmente a los autores para lograrlo. O lo plantean abiertamente. En mi caso, lo siento por ellos, pero tengo un carácter muy independiente y escribo lo que me gusta y cuando yo quiero. No me gusta que me dicten lo que tengo que escribir o no.

No me importa adentrarme en géneros distintos a los que son de mi especialidad, siempre que sea porque me motivan y porque quiero hacerlo, pero nunca porque me lo imponga una editorial, el mercado, las modas o los lectores.
 
4.    En la novela “Tierra de Sueños” abarcas un periodo histórico  de treinta años y has tardado diez años en terminarla. ¿No ha habido momentos en los que te haya podido la desidia o la desesperación al no acabarla? ¿Por qué ha sido tan largo el proceso creativo? (Debo reconocer que yo no tengo tanta paciencia).
 
Yo sí, tengo mucha paciencia cuando quiero. No me pudo la desidia ni la desesperación, la verdad es que disfruté como un zorro en el gallinero o una nutria en el río. Cada fase del proceso resultó interesante y enriquecedora. La historia requería de ese tiempo para poder documentar adecuadamente la evolución de los personajes y las situaciones que viven. Cuando había que dejar el manuscrito en descanso para esto o desarrollar nuevas ideas, investigar o hacer correcciones, lo hacía sin problemas y me dedicaba a otro manuscrito o lo que fuera. Después lo retomaba con energías renovadas y así seguir avanzando. Cuando escribo una novela lo paso en grande, si tardo más, lo paso mejor.
 
 
5.    Por lo que he visto en otras entrevistas que te han hecho, no mencionas nada de tu familia (si eres casado, hijos, hermanos…) lo que supongo que es por motivos de seguridad relacionados con tu trabajo. Igualmente dices en la entrevista que te hicieron en Wild Style Magazine que no organizas grandes actos de promoción de tus libros por el mismo motivo de seguridad. ¿Es  correcto lo que expongo?

Esto me plantea varios interrogantes: en primer lugar, el ser escritor da lugar a una faceta pública que en tu caso  por los motivos del otro trabajo se ve más coartada, ¿cómo lo llevas?

En segundo lugar, tú mismo reconoces que tienes que usar otros medios de promoción para tus libros (de lo que me siento halagada por la parte que me toca), ¿pero te sientes limitado o es cierto que además tú prefieres seguir tu propio camino sin hacer ese tipo de promociones para convencer a la gente de leerte?

¿Y tu familia cómo lleva tu trabajo? Lo pregunto porque entre el trabajo principal y cuando te dedicas a escribir con la abstracción que esto requiere para concentrarse, ¿brillas por tu ausencia o sacas tiempo para que puedan disfrutar de tu compañía?
 
Sí, en gran medida es correcto. Detalles personales los justos, los que revelo en los libros (solo quienes lean realmente las novelas van a conocerme mejor). Aunque he admitido cierta exposición pública, debo mantener algunas medidas de seguridad esenciales. Aparte de eso, no soy persona de vender o airear mi vida privada.

Exacto, la actividad como escritor tiene su faceta pública que intento limitar y controlar en la medida de lo posible, por eso no me verá demasiado en platós de TV o de radio, en presentaciones de libros, etc. Por lo demás, lo llevo muy bien, controlo este aspecto y no hago concesiones, o muy pocas.

Me gusta seguir mi propio camino en el tema de la promoción. ¿Qué sentido tiene hacer lo mismo que hacen cuarenta mil escritores más? Ninguno. Además, me encanta el tipo de promoción que hago actualmente a través de blogs, magazines, prensa y demás. Tengo más ideas para promoción, que iré potenciando con el tiempo.

A poco que me conozca, verá que tampoco me muero por convencer a la gente de que me lea. Les presento mis novelas para que las conozcan y si tienen interés, ahí están. Pero no voy a hacer cualquier cosa para lograr que las lean. Como diría un compañero mío novato: “no es mi rollo, tía”.

Mi familia lo lleva bien, son mi prioridad junto con los temas profesionales y mis animales (no entiendo por qué siempre se olvidan de preguntar por los animales, también son importantes…), y brillo para ellos siempre que es posible y me lo permiten las circunstancias. Le aseguro que disfrutan muchísimo con mi compañía.

 

6.    Te van a publicar en EEUU, lo que supone respecto al público lector un salto cuantitativo y cualitativo. ¿Lo ves como un reto? ¿Una posibilidad de llegar a ser best seller? ¿Miedo al fracaso?


Es un paso más en la estrategia editorial de expansionarnos en el mercado estadounidense y, sí, por supuesto, es un reto muy importante. La posibilidad de ser best seller se puede lograr tanto en España como en EE. UU. No tengo miedo al fracaso, simplemente confío hacer las cosas bien, lo mejor posible, para que nuevos lectores puedan leer las novelas. En realidad el mercado norteamericano es más receptivo a mis libros que el español (muy enfocado actualmente en novela histórica, erótica, romántica y fantástica), ellos están encantados de lanzarlos en EE. UU. Y yo.  
 
7.    Los comienzos son siempre difíciles para todo el mundo, pero parece que para los autores noveles más. ¿Cómo conseguiste que te publicaran la primera vez y qué sentiste al lograrlo? ¿Qué le recomendarías a autores que están empezando?

Dices en otra entrevista que se publican muchas bobadas y luego hay libros que son realmente buenos y no lo logran. ¿Qué tipo de libros son los que crees que sobran y entran en esa categoría de bobadas?
 
Sí, eso es cierto, son muy difíciles. Hay algunos autores noveles buenísimos, unos pocos, que apenas tienen oportunidades porque las editoriales sólo piensan en las cuentas de resultados y adaptarse a las  modas del momento. Solo en unas pocas hay gente que sabe verdaderamente de libros, en la mayoría priman otros factores: económicos, empresariales, relaciones públicas, marketing… Es muy triste, pero cierto.

Conseguí que me publicaran siendo más cabezota que nadie e insistiendo una y otra vez, sin descanso. Y mejorando cada vez, y trabajando duro, y aprendiendo, y motivándome…y no perdiendo nunca la esperanza. Luego es cuestión de llegar a alguien al que le gustes y confíe en ti. Cuando me publicaron por primera vez me sentí de fábula, es una sensación de euforia, orgullo y satisfacción plena.

Recomiendo a los autores que empiezan que aprendan y que practiquen sin descanso. Con alegría y pasión en lo que hacen. Y que busquen las oportunidades  que mejor se adapten a su perfil. Creer en sí mismos es importante, pero con humildad.

En cuanto a los libros que entran en la categoría de “bobadas” los puede identificar con facilidad (siendo malo le diría que los escaparates y estanterías de las librerías en España o EE. UU están llenos de ellos, pero no quiero ser injusto porque también los hay realmente buenos), son los escritos por algunos personajes famosos por sus apariciones en TV y también muchos de los que se publican al hilo de modas pasajeras: históricos, románticos, eróticos, zombies, biografías de famosillos de medio pelo…Y que tampoco aportan gran cosa. En especial los que están escritos expresamente por encargo o para aprovechar esos tirones de ventas. O esas novelas pésimas que no sabes si te cuentan el misterio del Cosmos, la realidad interior del ser humano o los sueños sexuales de la vecina de al lado….Libros que no sabes si son de autoayuda, biográficos o qué narices intentan contar…Libros que te aburren soberanamente, los que te entran ganas de hacer pulpa de papel con ellos, los malos de solemnidad…Resumiendo, los que son “bobadas”. Seguro que muchos ya saben a los que me refiero.

Los libros que salen del alma y son escritos con esfuerzo e incluso talento, los perciben los buenos lectores rápidamente.
 
 
8.    Todas tus novelas están ambientas en EEUU. Sólo hay pequeñas escenas o partes para España.

¿Consideras que no da juego nuestro país para ambientar una novela con tintes terroristas, thriller y espionaje?

Recuerda que aquí tuvimos los atentados del 11M y hemos tenido (y no estoy segura de que se haya acabado ya) a ETA.

Lo digo porque muchas veces en literatura romántica pasa igual y nos traen como protagonistas a miembros de cuerpos y fuerzas especiales extranjeras y aquí también tenemos policía nacional, guardia civil, geos…
 
Creo que sí da juego para ambientar este tipo de novelas, por supuesto, de hecho se podrían contar historias muy interesantes. En mi caso me centro en aquello que mejor conozco, con lo que he tenido experiencias vitales y que más me inspira. El día que un policía español, un militar, un Guardia Civil…quien sea, o una historia que transcurra en España y en la que tenga alguna conexión personal, me inspire una buena historia, la escribiré. Sin problema. Seguro.

En cualquier caso, las novelas que he escrito hasta ahora han sido muy personales y, por múltiples razones argumentales, debían estar ambientadas en EE. UU. Por ejemplo, no hay lobos grises en España y mis experiencias con ellos han sido en EE. UU, como la mayor parte de lo que cuento en las novelas. Tampoco abunda el patinaje artístico ni hay atletas que sean héroes nacionales, y el espionaje y las operaciones militares de primera división se juegan desde EE. UU. Pero no me cabe duda de que se pueden escribir muy buenas novelas ambientadas en España, por supuesto…Otra cosa es que se estén escribiendo, quién las escribe o en qué género literario se encuadran…

 
9.    ¿Qué opinión te merece la piratería de libros? Esto lo señalo porque en el sector de la literatura (debido al alto precio de los libros por intermediarios y otros aspectos del mercado literario) hay mucha y al final el autor es el más perjudicado y el que menos recibe por su obra.
 
Si de mí dependiera no habría piratería porque las penas serían tan duras que se les iban a quitar las ganas de piratear…Por no hablar de otras medidas disuasorias de carácter tecnológico y controles de seguridad que se pueden implantar.

Si un lector no puede leer 50 libros al año que lea 25, o 10, o 1…Los que buenamente se pueda permitir pagar. Los precios se deben adecuar y no subirlos en exceso, esto es cierto, y ha habido muchos abusos en España, esto lo sé, pero ¿qué es caro? 22 dólares o 20 euros, por poner un ejemplo, no es caro si tienes en cuenta todos los costes que conlleva un buen libro en papel. 4, 5 o 9 euros para un ebook de estreno, con calidad, también es un precio justo, dependiendo del tipo de edición. Seamos serios y menos sinvergüenzas. Siempre he defendido y defenderé a los autores y unos márgenes de beneficio justos, que ahora no lo son. El escritor es el verdadero motor de la industria editorial y quien merece llevarse un buen porcentaje de las ventas. Todo lo que vaya enfocado a que el autor gane más por su trabajo, lo aplaudo y lo apoyo. Pero no nos equivoquemos, la política de precios no puede consistir en tirar estos por los suelos, eso simplemente es inviable a largo plazo y destruye la industria editorial. Mucha gente piensa que la cultura no conlleva demasiados costes ahora, pero la cultura de calidad sí que los tiene, y hay que pagar por lo que vale realmente, al igual que paga más quien viaja en primera clase o compra una carne de mejor calidad que otra.

 

 
10.  Insinúas en algunas entrevistas que hay sectores a los que les molesta que te publiquen y tengas buenas críticas. Y también que existen algunos prejuicios contra tus libros. ¿Puedes explicar esto mejor? ¿Y cómo animarías a la gente a que te conozca y lea tus libros?

 
Sí, es algo evidente cuando lees algunas opiniones totalmente sesgadas y críticas destructivas (las constructivas las acepto y me estimulan). Algunos “plumillas” comentaristas ni siquiera se molestan en leer las novelas antes de emitir su crítica, furibunda y cargada de prejuicios. O las leen con la venda ideológica en los ojos. Se percibe claramente que algunos sectores y críticos comentan de una u otra manera según del autor o autora que se trate. Mi perfil profesional levanta ampollas en algunos, es un hecho, yo tampoco me callo y no tengo problema en llamar a un “tonto” que es “tonto” si realmente es un “tonto”. O a un manipulador…O a una ignorante integral en material de libros y cultura por muy sobrada que vaya.

Hay gente que no lleva nada bien que tenga convicciones ideológicas firmes, que las defienda con buenas razones e inteligencia, que haya llegado al público sin tener que decir: “con la venia de su señoría….”, que no dore la píldora a nadie, que sea absolutamente independiente, que no me vaya el compadreo, que llame a las cosas por su nombre y no sea políticamente correcto, que no me venda ni defienda a esas supuestas “elites literarias”, tan cargadas de prepotencia como de esnobismo, y defienda una literatura popular, abierta y que llegue a todos los públicos, que no me atenga a las convenciones impuestas para hacer promoción, que opine con buenos argumentos que a algunos y algunas les escuece porque están cargados de verdad…. Estas gentes, a los que en realidad se les ve el plumero y la postura de lejos, a veces emiten sus opiniones bajo la premisa de “al que piensa de otra manera o no puedo doblegar, ni caso o a destruirle como sea”.
 
Me dan náuseas y bastante lástima esos comentaristas, lectores sectarios, críticos, blogueros/as, etc, que ni siquiera me leen o que leen con el prejuicio en mente y la opinión formulada antes de acabar, y se atreven a opinar sin conocimiento, con la discriminación destilando de su boca y sus dedos.

Para animar a la gente a leer no tengo que hacer grandes alardes ni poses, ahí tienen las novelas, buenas ediciones, escritas con pasión. Si quieren pueden leerlas, yo les animo a hacerlo con la mente abierta y con ganas de disfrutar leyendo. Sin buscar tres pies al gato o fantasmas donde no los hay.

 
 
 
11. ¿Cómo creas el perfil psicológico de tus personajes? Es decir, quiero saber si  por tu formación en aspectos militares tienes conocimientos que te ayudan a esbozar el carácter de los malos.

Esto lo comento porque en “Tierra de Sueños” te han criticado que los personajes buenos lo son al máximo, casi perfectos y los malos son de lo peor y parece que Jessica es el personaje más humano. ¿No te da miedo que al llegar a esos extremos puedan parecer personajes poco creíbles?
 
Sí, esos conocimientos ayudan bastante a perfilar los perfiles psicológicos. Por desgracia no faltan “malos” en este mundo que sirvan de referencia. Abra un periódico, encienda la TV, conéctese a internet…y ahí los tiene. No faltan y cada vez hay más.

Me parece una soberana tontería, los personajes buenos de mis novelas no tienen nada de perfectos, pero parece que algunos lectores son incapaces de ver las imperfecciones en ellos. En cualquier caso en la vida real hay gente buena y mala, esa es una realidad. Y hay gente muy buena y gente muy mala. Otra realidad. Esto es así. Ahora hay una tendencia en todo (literatura, cine…) en la que se intenta dotar a los personajes de distintos rasgos y capas, buenos y malos, me parece bien que algunos sean así si reflejan personas de esa forma, pero sigue habiendo buenos muy buenos y malos malísimos a los que dan ganas de retorcer el pescuezo. No es políticamente correcto, pero es cierto. Esto no significa que los buenos sean perfectos, para nada. Pueden tener otros defectos.

Dicho esto, en mis novelas siempre hay personajes de todo tipo, centrar la crítica en ese aspecto me da a entender que el lector no captó bien la historia ni los personajes.

Y no, no me da miedo que parezcan poco creíbles. ¿Por qué a un personaje bueno le debo poner que tiene un defecto aparente si no lo tiene? Tal vez tenga otros, que un lector más avispado sepa ver. Pero para eso hay que hacer una lectura más en profundidad de lo que algunos hacen para cubrir el expediente.
 
12. ¿Cómo te has documentado de todos los aspectos técnicos deportivos del libro “Tierra de Sueños”? Alaban mucho tu forma de narrar: sencilla, ágil, directa… ¿dónde has estudiado o que has hecho para lograrlo?

Esos aspectos los he documentado directamente con deportistas de elite, tanto de atletismo como de patinaje sobre hielo, así como con especialistas en ambos deportes. Además de echar mano de algunas experiencias y conocimientos personales y de amigos.

El estilo narrativo no se estudia en ninguna parte, es personal e intransferible. Es tu “voz literaria”, que se consigue practicando mucho, mejorando siempre y que nace del interior.

Estudiar técnicas literarias en alguna escuela de Escritura Creativa norteamericana y española me ha ayudado a desarrollar mi estilo, pero es algo que he pulido personalmente con los años.
 
13.  Casi siempre centras tus libros en terrorismo islámico, pero hay otros muchos elementos que podrían dar juego a tus thrillers como son las organizaciones de trata de blancas, de drogas, organizaciones paramilitares, mafias…

¿Las analizarás en futuros proyectos? ¿Cómo te inspiras para estas historias? ¿Nos puedes desvelar algo sobre tu próxima novela?

 
Una buena lectura de mis novelas le hará ver que esos elementos que menciona ya están presentes: ya hay mafias, grupos paramilitares, etc. Es un error común pensar que únicamente escribo de terrorismo islamista. Cualquiera que haya leído varias de mis novelas, le podrá decir que hay muchos elementos más. Incluyendo ecologismo, política, romance, etc.

Por supuesto, seguro que estos elementos seguirán teniendo algún protagonismo en novelas futuras. Me inspiro en la realidad que conozco y trato de evocar y crear sobre ella.

Mi próxima novela es un thriller político, de acción y de espionaje puro. Hay humor, mucho humor, algo de terror, mucha tensión, romance, terrorismo y dosis de realidad a paletadas.
 
14.  Escribes novela y ensayo. ¿Cuál de los dos géneros prefieres? ¿Qué te gusta más leer? ¿Escribirías alguna vez novela romántica?

Hay dos razones para que te haga esta pregunta sobre novela romántica: la primera que como sabes, éste es un blog para difundir sobre todo literatura de este tipo y la segunda porque se ha dicho que en “Tierra de Sueños” prevalece más el romance que en otros de tus libros ya que la acción empieza bastante avanzada la trama.

¿Qué opinión te merece la literatura romántica de hoy día? Hay que tener en cuenta que ha sido un género muy denostado y sin embargo, hoy lo leen mujeres cuya edad oscila de entre 18 a 50 años según las estadísticas, que tienen cada vez más estudios y preparación y exigen más calidad, mujeres jóvenes e independientes que son un público leal (y lo demuestran las ventas de este género) y se están dando auténticos fenómenos en el momento actual con muchas autoras del género.
 
Me gustan ambos, pero tal vez disfruto más la novela. Sí, no tendría problema en escribir una novela romántica, aunque de momento prefiero incluir elementos románticos en los argumentos de forma más selectiva. De hecho, el romance siempre está presente en todas mis novelas, forma parte de los argumentos (Vale, vale, esa avalancha de lectoras, que hay para todas….).

¿Ve lo que le digo? Hay muchas opiniones sesgadas y con poco juicio. “Tierra de sueños” tiene una gran historia de amor, es cierto, pero también la hay en otras novelas, por ejemplo, en “Lobo gris” o en “El infiltrado”. O en “El agente protegido” hay una historia de amor genuina y realmente especial. Siempre hay romance en mis novelas, en mayor o menor medida. Eso sí, es romance realista, nada de historias edulcoradas o artificialmente subidas de tono. Es el romance real que puede encontrar en la vida a su alrededor.  Al estilo de las novelas de Nicholas Sparks.

Creo que la novela romántica tiene a muy buenas autoras (por suerte para el género), por ejemplo el citado Sparks o Danielle Steele, por nombrar alguna, y sí, es cierto que ha sido denostado habitualmente (mire, esto me resulta hasta familiar…). Pienso que hay un puñado de escritoras excelentes que saben conectar con las lectoras. No todas, ojo. También es cierto que hay mucha novela prescindible y muy enfocada al entretenimiento pasajero, pero me quedo con las buenas obras. Ésas que traspasan el género y pueden competir con cualquier libro porque… ¡son sencillamente buenas novelas! Sin más etiquetas. Ya sabe, el que mucho etiqueta, no se aplica su receta. Mucha hipocresía es lo que hay.

El perfil de lectoras es significativo, pero no pensemos que este tipo de literatura es la única que está aportando algo interesante o éxitos renombrados. Porque en esto hay algo muy claro: a una mujer siempre le va a enganchar más una novela romántica que una de acción o bélica. Al menos en general. Esto es así. Punto. Una verdad como un templo. Si se fija en las secciones de “Novela romántica”, ya sea en EE. UU, España o cualquier parte, las ve llenas de mujeres correteando felices en busca de las novedades, y los hombres salen en desbandada de ahí. Despavoridos. Ésa es la realidad. ¿Sí o no? Yo me fijo y es lo que veo. A mí me parece bien que haya muchas autoras, autores y lectoras/es del género romántico, y de acción, de thriller, de misterio, de novela negra, de western, de drama, de histórica, bélica…me parece genial que la gente lea, sin importar el género. Eso no es tan importante. Además, en relación con lo que comenta, los medios de comunicación están por la labor de destacar determinados fenómenos, como el de autoras erótico-románticas que arrasan en ventas. Es puro marketing comercial. Hay muchas mujeres, así que la apuesta es segura…Una publicidad que alimenta el fenómeno más. Si mañana sale en la TV, en la prensa, la radio…. que X escritor es muy popular y las mujeres se derriten por él o ella… ¡Prepárese! Tenga por seguro que arrasará en las listas de ventas. Sin importar si es bueno o no.

Lo que pediría a ese público lector femenino, aparte de que se mantenga fiel a sus escritores/ras que le gustan, es que también mirara más a menudo a otros géneros, no sólo el romántico, y ampliara el espectro de sus lecturas. Porque va a descubrir buenísimos autores y novelas de otros géneros también. Y entonces disfrutarán tanto leyendo como una golosa en una pastelería llena de bombones belgas y suizos.
 
 
 
15.  Sé que en la actualidad vives en EEUU y allí has adquirido una gran experiencia laboral y el libro “Tierra de Sueños” es una oda a EEUU como tú mismo reconoces  en las notas de autor. Sin embargo, hay una serie de cuestiones en EEUU que me escuecen y llaman la atención y sin ánimo de ofender ni molestar me gustaría saber tu opinión sobre el tema o la realidad del asunto:

   El tema de las armas: Allí hay mucha libertad para comprar y tener armas, pero luego hay muchos sucesos de gente que se les va la cabeza y hacen auténticas matanzas.

   El tema de la educación: En muchas ocasiones se ha visto que  hay americanos que se creen muy superiores y muchos de ellos no saben ni situar geográficamente España, nos ponen al lado de México…

   El tema de los conflictos bélicos: Desde fuera se percibe la imagen de que donde quiera que haya intereses económicos se meterá EEUU pero en otros conflictos que son auténticas atrocidades no intervienen.

   El sistema sanitario americano: En el que si no tienes seguro médico te puedes morir y miran para otro lado. O que incluso a pesar del sentimiento patriótico que les caracteriza, ahora la gran mayoría de voluntarios que colaboró en rescate del 11S tienen enfermedades respiratorias por los elementos en suspensión en el aire y debido a esto no pueden trabajar o hacer vida normal y no los atienden.

   He  visto que eres ecologista y en este sentido, si no recuerdo mal, EEUU es uno de los países que más contamina e incumple el Protocolo de Kyoto, ¿qué opinas de esto?
 
Tranquila, a diferencia de otros que se dicen muy demócratas y tolerantes, pero después no aceptan bien las opiniones ajenas, yo admito y respeto todas, esté o no de acuerdo. Siempre me enriquecen y me gusta escuchar.

A ver, vamos a los temas que plantea, que son muy interesantes:

Las armas: la libertad de posesión de armas es una garantía constitucional a la que muchos ciudadanos tienen cariño (por decirlo suavemente). Yo también. Porque implica mayor libertad para autodefenderse y en EE. UU amamos la libertad. Es cierto que a veces se producen matanzas indiscriminadas, auténticas salvajadas, y hay que trabajar más para evitarlas con nuevos controles más eficaces, algunas restricciones prudentes y mucha más educación.

Esto me lleva al siguiente tema que plantea. En cuanto a la educación, es preciso entender que en un país tan grande y con poblaciones tan diversas haya distintos niveles de educación. Lo que comenta en realidad es más bien un estereotipo, de los muchos que hay, sobre EE. UU. Por ejemplo, yo he hablado con gente que le situaría perfectamente las cataratas Victoria, las tribus indígenas del Amazonas por población de mayor a menor o los ríos de Rusia y las constelaciones del Universo….Ni un extremo ni el otro, en general hay excelente nivel educativo, pero lógicamente esto no quita para que haya algunos ceporros. Estos los hay en todas partes. En Knosville y en Valdunquillo. Imagínese que todos fuesen cerebritos, las clases no tendrían gracia. Se lo digo con humor, pero es así. No hay que hacer tanto caso de los estereotipos, llevan a la confusión y al prejuicio. Es como los que piensan en el estereotipo de que en España son todos unos vagos y no hay talento. Cuando me lo dicen, siempre les digo: yo veo gente que trabaja mucho también y gente con enorme talento.

En cuanto a la superioridad, es un problema del que se lo cree, pero si viaja por EE. UU verá que todos esos estereotipos son falsos, que la gente no es en absoluto prepotente o se creen superiores. Es gente hospitalaria, educada, amable, bien formada y francamente simpática. Al menos la mayoría. También hay tontos del culo y fanfarrones, como en todas partes. 

Respecto al tema de los conflictos bélicos, todos necesitamos asumir que EE. UU debe priorizar dónde interviene. No tenemos recursos ilimitados como para hacerlo en todos los sitios en los que se debería hacer, en los que nos gustaría o en los que la justicia indica. Los intereses económicos se convierten entonces en un baremo importante, guste o no, porque el país debe mirar ante todo por su propia seguridad y defensa. De todas formas, también ha habido intervenciones humanitarias, aunque hayan sido la excepción. Al final es una cuestión de prioridades. O como dirigir tu propia vida, debes decidir dónde te metes y dónde no. O ser seleccionador de fútbol y decidir quién juega qué partidos. Todo el mundo quiere opinar, pero las decisiones las toman quienes están al mando y tienen toda la información. Cierto que a veces hay situaciones injustas, pero la vida es así. De todas formas, siempre se intenta hacer lo mejor posible para todos.

El sistema sanitario: aquí nos encontramos con bastantes estereotipos también, desinformación y manipulación de los hechos. La realidad es que hay una buena red de hospitales que atienden a los que no tienen recursos económicos o seguros médicos. Otra cuestión es que esa atención a los más desfavorecidos sea de primer nivel en todos los casos. Ahí es donde se pueden producir casos lamentables que todos conocemos. Pero la sociedad estadounidense es profundamente compasiva y generosa, y hay miles de fundaciones de caridad, de asistencia, de médicos voluntarios, etc. Mi conocimiento de esto me dice que por cada persona que no encuentra asistencia o sufre una experiencia mala, diez son atendidos correcta y satisfactoriamente. Dicho esto, si me dice si hay que mejorar el sistema, por supuesto, pero en ningún país se ha conseguido el sistema perfecto (viabilidad económica, asistencia integral para todos y en todo, rapidez de asistencia, sin listas de espera, asistencia de calidad, etc). Así que por supuesto que hay casos de no asistencia o errores. Es un sistema humano con carencias, no es perfecto. Pero pasa en EE. UU y en cualquier parte. En España también te puedes morir en una lista de espera pública, o ser atendido de pena por personal hastiado y poco profesional, o que no te atiendan siquiera a tiempo. O que no haya dinero para buenos equipos y profesionales. Son aspectos a mejorar en todas partes.

En cuanto a los voluntarios del 11/S, depende de situaciones personales de cada uno, no son las mismas. Algunos tienen la mejor atención del mundo, otros lamentablemente no. Depende de cada caso y circunstancia. No se puede generalizar. Además, debemos ser conscientes de que el dinero público es de los ciudadanos y cuando no lo hay o hay poco, las prioridades del momento marcan los servicios públicos que se ofrecen. 

Respecto al tema ecologista, sí, soy un ardiente defensor de la naturaleza y el mundo animal. El hecho de que EE. UU no suscribiera el protocolo de Kyoto no significa que el país no tenga conciencia medioambiental. No se suscribió porque era un mal acuerdo en líneas generales que no tenía en cuenta las necesidades industriales del país y sus objetivos tampoco eran realistas. Como se ha visto y comprobado en estos años repetidamente. Sin embargo, los medios de comunicación no tienen gran interés en informar de que EE. UU cumple de sobra con algunos de los criterios de Kyoto y con otros acuerdos internacionales de forma más estricta que otros países que se adhieren a estos acuerdos, los firman y hacen propaganda de ello, pero que después los incumplen vergonzosamente y son los que más contaminan realmente. Es el caso de la Unión Europea, Japón, China, India, Brasil…Muchos firmaron Kyoto, ¿y qué? Casi ninguno lo ha cumplido completamente. Un caso claro de relaciones públicas extraordinario, poco más.

Al hilo de esto, precisamente China es el mayor contaminante del mundo, pero los medios pasan por encima de esto y prefieren seguir erosionando la imagen de EE. UU. Una parte de la opinión pública entra en este juego de una forma claramente ideologizada y sin independencia de criterio. En el fondo la naturaleza les importa poco, sólo atacar a EE. UU.

Dicho esto, es evidente que aún queda mucho por hacer en materia de conservación ecológica en todo el mundo, y aunque EE. UU es probablemente el mayor defensor de políticas realistas de conservación medioambiental (se puede comprobar fácilmente desglosando las leyes, normativas, acuerdos internacionales y medidas encaminadas a proteger la naturaleza y las especies), todavía queda mucho por hacer y debemos ser más ambiciosos. Es bueno ser reivindicativo en este tema.

No podemos perder de vista que EE. UU es un país enormemente  industrializado, y por tanto contamina en la medida de su población, que además es muy consumista, pero también tiene algunos de los espacios naturales mejor protegidos y la legislación y programas de conservación ecológica más avanzados del mundo y que son un referente internacional. Le invito a seguir mi blog, donde a menudo trato estos temas y donde podrá ampliar información fidedigna sobre esto, lejos de las manipulaciones interesadas de algunos sectores. Información independiente y de fuentes siempre solventes y rigurosas.

El tema de la conservación ecológica es crucial, pero no empieza ni acaba en Kyoto.
 
 
Gracias y te deseo mucha suerte en futuros proyectos y  espero poder seguir tus publicaciones.
 
Ha sido un verdadero placer. Una entrevista muy completa y diferente a la mayoría que me hacen últimamente. Muchas gracias por permitirme compartir estos momentos e ideas con los lectores. Confío que disfrute de las novelas y se anime a recomendarlas.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas