miércoles, 19 de marzo de 2014

LA CAMA DEL CONSTRUCTOR DE BARCOS- KRIS PEARSON

Esta entrada es para uno de los últimos libros de literatura romántica contemporánea que me he leído y que ha sido para mi un grato descubrimiento. No conocía a esta autora independiente, ni había leído nada de ella hasta que la persona encargada de la traducción de sus libros al español contactó conmigo para dar publicidad y difusión a este proyecto.
 
Os pongo primero los datos y enlaces del libro que se publica en Amazon y después mi comentario tras su lectura.
 



Autora: Kris Pearson (independiente, autopublicada)
Título: La cama del constructor de barcos
País: Nueva Zelanda
Ésta es la primera novela de la serie "Picardía en Wellington", de la cual van a salir tres títulos más en español en los próximos meses:
"Zona prohibida"
"Resistiendo a Nick"
"Amor en las cartas"
 
 
 
Un día de viento... un letrero que sale volando... un golpe terrible. Sophie Calhoun no sabe cómo va a poder pagar los daños causados a un coche tan lujoso. Ya tiene problemas de liquidez y está luchando para lanzar su nuevo estudio de interiorismo y poder traerse a su hija a vivir con ella. Sólo unos pocos días la separan del desastre.
 
Del elegante Jaguar negro se baja furioso el magnate de los superyates Rafe Severino, echando humo y... guapísimo, buscando desesperadamente un decorador de alto nivel para su espectacular casa nueva junto al puerto.
 
Sophie teme que el contrato de sus sueños dependa de que ella esté dispuesta a pasar por la cama del constructor de barcos. Por mucho que intente escapar, él siempre está ahí, implacable e irresistible. Sabe que lo que él quiere no es una madre soltera angustiada, pero cada vez resulta más difícil ocultarle la existencia de su hija al hombre del que se está enamorando. Si él descubre sus mentiras, Sophie lo perderá todo al instante.
 
ATENCIÓN: Contiene un hombre decidido de piel dorada que sabe mucho de barcos, cuerpos y sábanas.
Después de estos datos e información que espero que os hayan picado el interés, os diré que es una novela no demasiado larga, con un estilo literario fluido, ágil y que te engancha desde las primeras líneas. Está redactado de una forma cuidada, con sutiles referencias sexuales que incendian el libro para ir construyendo la tensión sexual de los personajes y su mutuo interés y con toques de humor. Además nos permite conocer Nueva Zelanda, sus costumbres, población originaria... todo ello mezclado con una sugerente historia de amor.
Los protagonistas son Sophie y Rafe y sus vidas no pueden ser más diferentes, al menos en el momento actual. Sophie, por circunstancias de la vida es madre soltera, tiene que hacer malabarismos con el dinero y ha tenido que dejar a su hija durante cuatro años con su madre para ella poder trabajar e intentar crear un negocio que le dé las suficientes ganancias como para lograr su mayor sueño: poder tener a su hija por fin con ella.
 
Rafe es un hombre hecho a sí mismo, un empresario naviero que ha triunfado en la vida y que un día por casualidad y debido a un letrero que sale volando y le da de lleno en el coche, entra en la vida de Sophie. Ella era una trabajadora de su ex-mujer (una arpía de cuidado) en la empresa de decoración y ahora ha puesto su propio negocio de decoración e interiorismo y Rafe necesita una decoradora para su casa nueva ya que no quiere a su ex haciendo ese trabajo y tampoco le han convencido otros expertos con los que ha consultado.
Para Sophie, este trabajo sería una forma de darse a conocer y lograr los medios económicos para traer a su hija de vuelta con ella, pero la atracción entre ambos es evidente desde el inicio y ella no quiere mezclar negocios y placer, sabe que eso podría explotar en cualquier momento y dar al traste con todos sus planes de futuro. Especialmente cuando al irse conociendo Rafe le cuenta su pasado y el abandono que sufrió por su familia (ya lo entenderéis al leerlo) y ella piensa que cómo le diga la verdad sobre su hija, la va a juzgar y condenar y todo se irá al traste. Pero las mentiras son difíciles de mantener ocultas, sobre todo, cuando se trata de una hija...
 
Ya me diréis que os parece. Saludos a todos.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas