jueves, 16 de marzo de 2017

NOVEDADES EDITORIAL DOÑPA TECLA.

Sobre El año que fui Nómada... 


Carlos Peñalba era un exitoso director de una firma de software financiero en Nueva York al que la llegada de la crisis financiera le anima a dejarlo todo para perseguir un sueño. No solo abandona un alto puesto directivo sino también una cómoda vida en una de las ciudades más atractivas del mundo.

A punto de cumplir los cuarenta, Carlos se embarca, en solitario y de mochilero, en un extenso viaje por Asia, desde Nepal a Japón, con el propósito de explorar un continente que apenas conoce pero que le atrae intensamente. Además, pretende que el largo viaje se convierta en lanzadera de su proceso de dar un brusco giro a su vida y carrera profesional para convertirse en escritor y fotógrafo.

Nada más comenzar su periplo asiático, circunstancias adversas hacen peligrar su propósito y está a punto de abandonar su aventura. Gracias a su perseverancia y optimismo, y a pesar de verse obligado a cambiar la ruta y alargar el viaje varios meses, Carlos consigue seguir las corazonadas de su destino.

El año que fui Nómada es una memoria de viajes que narra una extensa aventura por Asia (12 países en total), en la que Carlos describe los lugares que explora, las ricas culturas orientales y sus encuentros personales más interesantes y ricos. Su curiosidad por el mundo le lleva tanto a ascender altas cumbres en el Himalaya como a convivir con una tribu indígena en un remoto archipiélago indonesio. A lo largo de su viaje se interesa por el budismo e incorpora la meditación vipassana a su vida, claves para él en su proceso de cambio vital.

El año que fui Nómada, su primer libro, es por ello una memoria de dos viajes: el viaje físico y filosófico de Carlos al Este, así como su personal búsqueda por conseguir una vida plena.



Entrevista a Carlos Peñalba
-Esta entrevista ha sido realizada por la editorial


"Creo que viajar es una de las mejores inversiones que uno puede hacer en uno mismo, tanto como una carrera universitaria".
1. ¿Cuéntenos cómo empieza esta “hazaña” de dejar una exitosa carrera en Nueva York para convertirse en un viajero y aventurero nómada?

- La idea de hacer un viaje largo surgió hace muchos años cuando residía en Londres. Allí conocí a compañeros de trabajo y amigos que habían viajado durante varios meses una vez acabados sus estudios, algo frecuente en el mundo anglosajón. Yo esperé a establecerme profesionalmente antes de aventurarme. El empujón final vino motivado por la llegada de la crisis financiera y las escasas posibilidades de promoción en la empresa en la que trabajaba. Me pareció el momento perfecto para dar un cambio radical a mi vida.

2. ¿Qué significó para Carlos Peñalba “Colgar la corbata”?

- Colgar la corbata significa muchas cosas, no solamente abandonar un puesto directivo en Nueva York. Conlleva todo un cambio drástico de perspectiva vital. Soy una persona bastante individual a la que la vida corporativa no le era del todo satisfactoria. Además, tenía inquietudes artísticas como la fotografía y la escritura que me eran imposibles de desarrollar en mi vida profesional anterior. Colgar la corbata supuso libertad, autonomía y una vida más creativa, que no más fácil.

3. ¿De qué forma la escritura y la fotografía se convirtieron en sus compañeros de aventura?

- Siempre me gustó leer. Desde muy niño y durante la adolescencia leí bastante aunque nunca fui un lector compulsivo. El interés por la fotografía llegó más tarde, ya en la universidad, cuando comencé a jugar con una cámara manual de una novia en San Sebastián. Pero en ambos casos, no les dediqué mucho tiempo mientras viví en Londres y Nueva York. Por mi trabajo, me costaba no ya escribir sino leer, y la llegada de la fotografía digital me hizo parar durante unos años mi escasa actividad fotográfica. Por ello, sentía con más intensidad la necesidad del cambio brusco, para tener el tiempo suficiente para sumergirme en la escritura y la fotografía.

4. ¿Por qué eligió Asia como su destino?

- Cuando soñé hacer un viaje largo de al menos seis meses pensé en recorrer América latina de norte a sur. Sin embargo, en el año 2002 pasé dos semanas de vacaciones en el norte de Vietnam, la que fue mi primera visita a Asia, y quedé fascinado por los paisajes, la comida y la cultura. Entonces fue cuando cambié mi destino soñado al Sudeste Asiático, al que añadí India, dado que era un país que deseaba explorar con tiempo. Con los años comencé a interesarme ligeramente en el budismo. Por ello, mi viaje por Asia fue también una oportunidad inmejorable para acercarme a culturas y filosofías lamentablemente bastante desconocidas en España. Además, la gastronomía asiática me encanta, en especial la china, la japonesa, la tailandesa y la vietnamita.

5. ¿Cómo viaja un ex-ejecutivo neoyorquino?

- A pesar de tener ahorrada una cantidad de dinero que me dio tranquilidad a la hora de dejar mi carrera profesional, viajé de mochilero utilizando el transporte público terrestre lo más posible. Me hospedé en sencillas casas de huéspedes y en hoteles sin grandes ostentaciones. Lo único que exigía era una habitación con baño propio y limpia. Muchas veces comía en los puestos callejeros (salvo en India, para proteger mi sistema digestivo). Tener un presupuesto más holgado me sirvió para de vez en cuando darme algún capricho, especialmente en las grandes urbes, y hacer alguna actividad organizada, como varios treks.

6. ¿Cuál es el cambio más grande que ha experimentado después del viaje?

- Aparte del aprecio por la autonomía y la libertad, aspectos nada fáciles de conseguir profesionalmente pero que sin duda merecen la pena perseguir si uno los valora intensamente, sería la relatividad con la que interpreto todo lo que me sucede. Una vez eres testigo de cómo vive gran parte del mundo en vías de desarrollo, los problemas que puedas tener se relativizan mucho. Si además aprendes de filosofías tan sabias y prácticas como el budismo y el taoísmo, y meditas regularmente, la vida se vuelve más ligera y fácil de llevar. Tengo más claro lo que quiero y cómo deseo que sea mi vida. Huyo de los dramatismos, busco más la armonía.

7. ¿En qué medida viajar durante tanto tiempo e incorporar la meditación a su vida diaria le han ayudado en este proceso de cambio?

- El viaje que yo realicé me sirvió para desconectar de la vida anterior. No es que esta fuera un desastre, algo de lo que huir, al contrario pero me tomé el viaje como un paso intermedio necesario para cambiar mi perspectiva y mis costumbres mentales. La meditación es una herramienta muy efectiva en este proceso porque una vez que se convierte en un hábito diario como lo es la ducha matutina la mente comienza a dispersarse menos, a ver con más claridad la realidad, a solventar problemas con mayor efectividad, en definitiva a estar mejor conectada con tu yo real y con el mundo que te rodea.

8. ¿Ser nómada puede ser una forma de ver el mundo?

- Más que el mundo, la vida. El hombre ha sido nómada durante mucho más tiempo que es sedentario, por tanto, queda en todos nosotros algo de nómadas. Es cierto que la educación imperante en España no anima a niños y jóvenes a ser aventureros y emprendedores, sino más bien al contrario, les empuja a ser conservadores y buscar más la seguridad que un desarrollo vital amplio. Creo que viajar es una de las mejores inversiones que uno puede hacer en uno mismo, tanto como una carrera universitaria. La globalización engrandece el mundo a la vez que lo hace más accesible. Nunca fue tan fácil viajar, ni tan seguro. La figura del nómada digital está en auge, y en el futuro habrá muchísimos nómadas trabajando digitalmente a la vez que recorren el mundo. La tecnología nos está liberando de nuestras anclas.

9. ¿Seguirá escribiendo y viajando, cuál es el próximo destino?

- Sin duda. Me encantaría poder compaginar ambos y escribir sobre viajes, pero la llegada de mi hijo a finales del 2015 lo hace más complicado. Por ello, mi próximo proyecto será una novela. Los viajes por ahora serán más cortos tanto en la duración como en la distancia, al menos durante el 2017.

10. ¿Ha hecho una web para acompañar esta experiencia con fotos, redes sociales, fragmentos del libro, parte del propósito de esta experiencia está en conectar?

- Tengo mi web de fotografía (
www.carlospenalbaphotography.com), donde hay cientos de mis mejores imágenes del viaje por Asia, y un blog, todo ello en inglés. También he creado dos webs para el libro, una para el mercado de habla inglesa, porque el libro lo he publicado en ambos idiomas en inglés (www.carlospenalba.com), y en castellano (www.carlospenalba.es). En ambas hay un blog sobre viajes, y la posibilidad de subscribirse para recibir gratis información sobre largos viajes, en especial en Asia. Además, los lectores que compren mi libro pueden seguir mi aventura asiática no solo a través del texto sino también en mi web con algunas fotografías de los países visitados. Es una manera de visualizar algunos de los lugares por los que viajé. Y por supuesto, estoy activo en Instagram, Facebook y Twitter.



Es un libro que publica editorial doña Tecla, con un precio de 5,69 euros en ebook y 19,76 en papel.

Parece bastante interesante. Saludos a todos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Etiquetas