jueves, 22 de marzo de 2012

EL ACOMPAÑANTE- EVANGELINE COLLINS

Hoy hago esta entrada para hablar de un libro que me ha impresionado gratamente, para que lo voy a negar, la verdad es que el género romántico histórico, siempre es el género en el que más flojeo, me gusta algo de ambiente más actual, pero a veces hay libros que de verdad logran sumergirme en esa época y que no me cueste trabajo imaginar cada cosa que describen, cada paso del camino que te ayudan a andar, y éste es sin lugar a dudas uno de esos.

Es un libro que cuesta 18,00 euros, lo publica Planeta, Esencia y tiene 400 páginas. Al final como siempre os pondré la portada, una portada evocadora en mi opinión y no tan cursi como otras que suelen hacer para los libros románticos históricos.

Los protagonistas son Isabella Stirling y Gideon Rosedale. Ella es una mujer joven, guapa, elegante y de buena familia pero que cometió un grave error en el pasado (su hermano mayor y jefe de familia la pilló dándose el lote con un mozo de cuadra), así que decidieron casarla con algún noble por tal de evitar las consecuencias del escándalo que se podría formar y más si se llegaba a consecuencias inesperadas (tipo embarazo). Ella se vio abocada a un matrimonio sin amor, en el que su marido la dejo relegada en una propiedad suya en Escocia, no tenía apenas contacto con sus hermanos, salvo alguna esporádica carta de la hermana menor, digamos que ella era y se sentía como la vergüenza de la familia, su personalidad es simple y la culpa se la come viva. Sólo tiene sus bordados, y sus jardines de rosas y alguna que otra visita de una prima francesa (Esmé), más loca y alegre que unas castañuelas, que es quién le hace la vida más llevadera con sus visitas.

Será esta prima quién decida que debe darse el placer de tener un hombre que le dé compañía, y todo aquello que le niega su marido, y aunque ella no acepta porque quiere seguir haciendo penitencia por el pecado cometido y restaurar así sus lazos familiares algún día, su prima hace caso omiso y le busca un puto en Londres.
Si, un hombre que vive del sexo, a los que de manera sutil denominaban acompañantes en aquella época, para darle un áspecto más barnizado a lo que realmente eran y que luego a lo largo del libro se dice claramente en varias ocasiones: un puto.

Algo mal visto en la época, pero que había gente que no le quedaba más remedio que hacerlo para sobrevivir y lograr dinero. Aquí entra en juego Gideon Rosedale, un hombre como para hacer que se te caiga la baba y además con modales de caballero, después se conocerá a lo largo del libro sus orígenes, su afán de superación, lo que aprendió por si mismo, y cómo quiere dejar en breve esa profesión y formar una familia con la mujer adecuada. Su personalidad es bastante más compleja que la de Bella, la verdad sea dicha, su personaje es el que más brilla, pero en conjunto se mantiene un buen nivel en la pareja.

Por tanto, cada uno tiene sus problemas, sus aspiraciones, él quiere hacer el trabajo y marcharse de vuelta con sus ganancias (además el tiene una jefa en el prostíbulo, que es bastante cruel y manipuladora como se verá) y no pretende enamorarse pero en el amor no se manda, no eliges momento ni persona... y ella sólo quiere dar rienda suelta a las pasiones tanto tiempo reprimidas y sentirse amada. Ella es consciente de la profesión de él y que no debería albergar sentimientos por él ni nada más allá de la lujuria, pero es bastante romántica y finalmente se enamora de él hasta la médula.

Se verá a lo largo del libro, el monstruo que es el marido de ella (lord Stirling), como evoluciona la relación de los protagonistas a nivel sentimental y sexual, y se conocerá finalmente por la familia de ella, lo equivocados que estaban respecto al pecado cometido y el infierno que ella tuvo que soportar a lo largo de cinco años.
Un libro muy bien hilado, donde parece que la parejita nunca podrá estar junta por todo lo que les separa, pero que tiene final feliz, un poco previsible, pero bastante bueno.
Le doy un 8,5 y estoy deseando leer el siguiente libro de la autora  que se llama Siete noches para la eternidad, donde vuelve a analizar el tema de la prostitución como salida desesperada a la situación de la protagonista, esta vez la prostitución es desde el punto de vista femenino.

Os dejo la portada y saludos.


Etiquetas