viernes, 13 de diciembre de 2013

ADORO A MAURO- YOLANDA QUIRALTE

Debo reconocer que éste es uno de los libros más divertidos que he leído últimamente. Hacía mucho que no me reía tanto. Aún me pregunto cómo ha podido crear la autora a un personaje tan egocéntrico pero al mismo tiempo patoso y divertido, sexy, deslenguado, ... una mezcla única y original.

Es que desde el mismo comienzo del libro vamos a poder comprobar que Mauro Álvarez Toledo es un personaje único y no digamos ya sus amigos, Chuso, el Rey (su coche) y las mil y una aventuras que le suceden en el libro.

No quiero desmembrar el libro pero es que es de fábula desde la primera página, las divagaciones mentales del personaje, sus locuras y ocurrencias, sus amigos normales y pijos, sus trastadas, sus citas...
Él se define como treintañero maduro, independiente y responsable, emancipado y que cuando os podáis leer el libro podréis ver que encadena todas las Leyes de Murphy sobre la mala suerte, ja ja.
Hasta que al final tiene que acabar reconociendo que hay una chica que lo tiene loco, pese a que él no se veía jamás con algo más serio con alguien y su principal problema es no escuchar y sacar conclusiones erróneas. Pero os puedo decir que al final he adorado a Mauro porque lo he pasado genial con todas las ocurrencias del libro.

Lo publica DiValentis Romántica, tiene 262 páginas y un precio de 12,50 euros que os juro que ha sido muy bien invertido. Es más seguro que si mi chico lo lee (que lo quiero convencer) se parte el culo con este tío aunque jamás reconozca que muchas de esas cosas son así con los hombres.

Os pongo un trocito para picaros la curiosidad, es una llamada de teléfono que tiene Mauro con su padre:
-¡¡Mami!!
-Soy tu padre, Mauro.
-Ah, papá. ¿Qué tal? Creía que era mamá.
-Si, está aquí a mi lado, pero ya sabes que no te habla. Ejem...
-¿Aún?
-Si, todavía. Dice que tus...ejem...prácticas... ejem... digamos, no adecuadas, son las que te han llevado a la cárcel.
-¡Papá! ¿Cómo os habéis enterado?
-Chuso.
-Ah, claro, el delincuente de Chuso. ¿Ya os ha contado lo que hizo?
-Si, aquí ha estado, sentado en el salón sin dejar de llorar.
-Se habrá deshidratado a estas alturas.
-Poco le falta, jajaja. Ay, hijo, ¿qué pasó para que terminaras en la cárcel?
-¡No acabe en la cárcel! Solo me multaron por chillarle a una policía. Nada más.
-¿Le gritaste a una policía? ¿Por qué?
-Me multó por aparcar en una rampa de minusválidos y la grúa se llevó el coche. Chuso me acompañó y acabé a grito "pelao" en la comisaría. Después Chuso me sacó de allí y estrelló mi coche contra otro.
-¿Dejaste conducir a Chuso? ¡Si no tiene carnet de conducir! ¡Ha suspendido trece veces!
-Ese dato evidentemente no lo tenía-porque nadie se había dignado en dármelo.

Os pongo la portada y saludos. Espero haberos picado la curiosidad y que me digáis que os parece.


Etiquetas